EN LA MIRA

Gabriel Lucero, a los 44 años, papá orgulloso de un hijo y eterno admirador de la fortaleza de su madre, este paceño que nunca perdía la sonrisa y exhalaba demasiada confianza y ternura por los ojos, luchaba contra el cáncer, lo derrotó en una primera oportunidad. “El cáncer no es muerte, ya lo derroté una vez” dijo en una última entrevista con Radio PIO XII (junto a la comunicadora Sofía Guzmán) en agosto del 2017. “El cuerpo está preparado para luchar contra las enfermedades pero si el espíritu es débil la muerte vencerá” había sentenciado en aquella oportunidad, animando a quienes se enfrentaban al cáncer en sus vidas.

Esta fue la entrevista que logramos con él en 2017:

Gabriel Lucero, “Gabo”, enfermó de cáncer a los 18 años. Los médicos le dieron poco tiempo de vida. Pero él armado de un espíritu fuerte, un cuerpo recargado de esperanzas, la ayuda de su mamá y amigos derrotó a esa enfermedad. Hoy, a los 43, el traicionero quiere arrebatarle la vida. Está decidido a derrotarle nuevamente con ayuda de médicos, su único hijo, su mamá y sus amigos.

Gabriel Lucero, nacido en La Paz, asegura que el cuerpo está preparado para luchar contras las enfermedades, pero advierte que si el espíritu es débil “la muerte vencerá”. En su experiencia de cáncer de testículo antes y de resucitado tumor entre el hígado y el estómago ahora “el cáncer no es muerte…es un amigo, ya lo derroté una vez”.

De pie en la unidad de Oncología del Hospital de Clínicas de La Paz, se quita la pañoleta roja que esconde su cabeza pelada por la quimioterapia, descuelga el barbijo que cubre su sonrisa mágica y con unos ojos que parecen ventanas de su espíritu inundado de esperanzas recuerda que en su primer tratamiento gastó más de 30 mil bolivianos. Hoy desembolsó 30 mil bolivianos en las sesiones de quimioterapia.

Nunca lo hubiera logrado sin la mano tendida de su único hijo, de su mamá y de sus amigos que hacen vaquita para ayudarle. Es un filósofo de la vida, sus palabras descubren el mundo del cáncer y la esperanza y éstas son sus recetas: No deprimirse, luchar todos los días, entender que los libros y los médicos no tienen la última palabra y “cada quien vive porque quiere. Así lo he hecho yo, más de 24 años”.

“Soy guerrero, esa foto dice que estoy derrotado, yo soy un guerrero” dijo al mirar artículo y la portada donde habíamos publicado la entrevista. Y para que las cosas no queden así nomás, nos entregó el libro digital “ANTICÁNCER” de David Servan Schreiber, un médico que venció al cáncer en base a voluntad, convicción, autoestima, y ayuda de la familia y de especialistas…

En la entrevista contó que en muchos países el Estado se compromete y se encarga del tratamiento de los enfermos con cáncer, comparó con lo que ocurría en el país y dijo que hay una tremenda desventaja. Sin embargo, optimista y humanista siempre valoraba el esfuerzo de los médicos y enfermeras que le atendían. Al final pidió que el Estado se comprometa más económicamente con los enfermos de cáncer, pidió también apurar la compra de equipos modernos como un acelerador lineal que son urgentes para luchar efectivamente contra el cáncer y piden que los pocos médicos que no entienden el sufrimiento de los enfermos lo hagan: "Están preparados para curar el cuerpo, pero no se acercan al espíritu y al alma de quienes tienen cáncer".

Su gran convencimiento fue que el cuerpo podía derrotar al cáncer, estaba preparado para hacerlo, sólo requería compromiso de la familia, atención médica necesaria y no entristecerse o deprimirse. Los libros y los médicos no tienen la última palabra, el cuerpo puede, decía este guerrero contra el cáncer, incansable luchador por la vida.

 

 

0
0
0
s2smodern

NUESTRA SEÑAL EN VIVO

      PIO XII SIGLO XX      

        PIO XII ORURO       

 PIO XII COCHABAMBA